Cholo Hurtado

¡Mis Reflexiones!

Felicitaciones a todos los participantes en los juegos olímpicos Río 2016, pero especialmente a los que han conseguido subir al podio como premio a su esfuerzo y calidad. Hasta hoy son cinco las preseas logradas por los deportistas españoles, tres de ellas de color dorado.

Emociona escuchar el Himno Nacional mientras se va izando nuestra bandera, lo que ha sucedido en tres ocasiones: la catalana Mireia Belmonte (oro en 200 mariposa), la vasca Maialen Chorraut (Oro en canotaje slalom de aguas bravas), el barcelonés Marc López y el  manacorí Rafa Nadal (Oro en dobles de tenis).    Otras dos medallas, aunque de bronce, aumentan el valor de nuestro deporte y fueron conseguidas con gran esfuerzo en reñidas competiciones por la propia Mireia en 400 estilos y por la leonesa Lydia Valentín en halterofilia.  

Logros como los conseguidos hasta ahora aumentan el orgullo de ser español, así como el trabajo extenuante de otros deportistas que lucharon por la victoria y no la consiguieron pero dieron lo mejor de si por ellos y por España demostrando con su rabia, en algunos casos incluso con lágrimas, su decepción y su vergüenza pero también su promesa de seguir porque su historia no ha terminado.  

La esperanza en el horizonte. La ilusión renace. Hay que seguir trabajando. Los elegidos para la gloria son pocos, pero el auténtico triunfo, no hay que olvidarlo,  consiste en hacer todo lo necesario para alcanzar el objetivo.  

Faltan aún muchas pruebas del calendario olímpico y, seguramente, el cuadro de honor de España se agrande, aunque yo quiero felicitar a todos, medallistas o no, por la garra que ponen defendiendo, tengan el origen que tengan, una sola bandera, una sola nación: España. Gracias olímpicos.

 

Comienza 2016 bajo el signo de la inquietud que produce la incertidumbre de los resultados de las elecciones generales celebradas el pasado 20 de diciembre. Los españoles fuimos convocados a las urnas para votar un nuevo parlamento que, a su vez, elegiría un presidente del gobierno para los próximos cuatro años. 

A la vista de los resultados, el Congreso estará conformado por representantes de 13 partidos políticos y ninguno con la mayoría suficiente para formar gobierno. El PP es el que más escaños ha conseguido, pero sus 123 diputados – 33 más que el PSOE – quedan lejos de los 176 que constituyen la mayoría absoluta. Para que Mariano Rajoy pudiera gobernar haría falta la abstención de Ciudadanos (40 diputados) y del PSOE (90 diputados). Albert Rivera ya ha manifestado su predisposición a favorecer el comienzo de la legislatura, no así el líder socialista Pedro Sánchez que contra viento y marea quiere formar una mayoría pactando con quien sea, aunque esto suponga entrar en un período de inestabilidad muy perjudicial para el proceso de recuperación que está viviendo el país después de haber padecido una crisis de grandes dimensiones.

Hay aún muchas cosas por hacer. La creación  de empleo, el problema territorial y el déficit son, probablemente, los asuntos más urgentes que deben ser atacados con serenidad, visión de futuro y nuevas reformas. De ello dependen la estabilidad, el prestigio internacional y los recursos para mejorar las prestaciones sociales.

No es el momento para aventuras echándonos en brazos de parlanchines inconsistentes que confunden el estado con una cafetería de facultad haciendo propuestas propias del tercer mundo o que nos aproximan a sistemas caducos de sangriento historial.

Los españoles nos hemos sacrificado en los últimos años, unos más que otros, para reflotar un país que se encontraba en estado catatónico y a punto de un rescate que hubiera  supuesto sacrificios mayores de los que hemos tenido que sufrir. Anunciar derogación de leyes no es lo más indicado. Es el camino para volver a cero, para sufrir convulsiones económicas, políticas y sociales. Las posiciones ideológicas son legítimas, pero por encima de todo está el interés general. Desconocerlo o modelarlo a proyectos personales es lanzarse a un abismo del cual no se tiene retorno.

La posibilidad de unas nuevas elecciones en la próxima primavera no es lo deseable y además abriría una etapa de incertidumbre más acusada que la actual, cuyas consecuencias serían  imprevisibles. Además, los resultados no serían muy distintos a los de los comicios celebrados el 20D salvo la probable pérdida de apoyos del que es actualmente el principal partido de la oposición y los pactos que hoy niegan tendrían que gestionarlos aunque sólo fuera por la urgente necesidad de subsistir.

Al margen la inexperiencia de Rivera, un político en ciernes de indudables cualidades, y el bajo nivel político e intelectual de Sánchez y de su equipo más cercano, el sentido común aconseja que se ponga en marcha la legislatura mediante un acuerdo PP, PSOE, Ciudadanos, basado en los puntos comunes de sus programas. Cualquier otra opción sería preocupante y tendría dos claros perdedores: el PSOE y el pueblo español.     

Superada una grave enfermedad, de la que he tardado en recuperarme casi un año, vuelvo a mis actividades habituales…. Y me encuentro con la jornada de reflexión de unas Elecciones Generales cuyos resultados, más que en ninguna otra ocasión, van a definir la estabilidad política y social, el bienestar económico continuando la senda de la recuperación que ya se ha iniciado y el prestigio internacional. Cada voto es importante y por ello participar es un compromiso ineludible, elija la opción que elija. Sin embargo conviene detenerse un poco a valorar trayectorias, promesas, equipos, personalidad  y experiencia de los candidatos.

Hay quienes intentan llegar a gobernar España sin haber abandonado la cafetería de la universidad, otros desde las mesas de un estudio de radio o plató de televisión con técnicas de mal contertulio, los hay quienes hacen gala de buena voluntad pero por su falta de rodaje se pierden en la indefinición y está el político rodado cuyo historial le pesa y le desgasta a pesar de las muchas y buenas cosas realizadas. Estas son las opciones. Cuando vote, cuando ejerza su derecho democrático a elegir, no piense en el perjuicio que puede provocar al vecino porque como dice el refrán “no escupas al cielo que a la cara te caerá”.  Y parafraseando a uno de los candidatos: como decía mi abuela “más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer”. Y, la verdad, España no está en estos momentos para arriesgadas experiencias.

Diapositiva1

 

Esta es noche de vigilia y mañana es Navidad. El nacimiento de Jesús (cuya fecha exacta no conocemos bien) empezó a celebrarse de manera relativamente tardía, hacia el siglo IV, y (esta es la teoría más extendida) se fijó la fecha del 25 de diciembre para "bautizar" la fiesta romana del nacimiento del sol ("Natalis Solis Invicti"), porque consideraban que Cristo es el verdadero "sol que nace de lo alto" (cf. Lc 1, 78) que ha venido a visitarnos. Algunos podrán pensar que esta es una de esas típicas manipulaciones "ideológicas" de los cristianos. Los que tenemos una actitud positiva y benévola hacia el cristianismo (y algo más, si nos declaramos creyentes) vemos aquí una actitud de diálogo y apertura, que no niega o destruye lo que se encuentra en los pueblos y culturas a los que anunicia la buena noticia de Cristo, sino que lo acoge, lo purifica, lo "bautiza" y le de su más verdadero y profundo sentido (al tiempo, por cierto, que, como en este caso los cultos solares, desmitifica). Por otra parte, el carácter histórico de la fe en Jesús como Mesías y salvador (Cristo) los cristianos lo celebraron desde el principio en la Pascua, cuya datación es mucho más segura.

 

El nacimiento de Jesús, no se percibe enseguida, porque no hace ruido. Pero sucede, mientras estamos distraídos en todos los acontecimientos que sí que producen estruendo y nos crean la sensación de que este mundo es un desastre y no tiene remedio (y los que nos vienen vendiendo remedios, probablemente acaben creando los mismos y mayores desastres que los que pretenden arreglar), pero están pasando cosas, como el embarazo de una doncella de Nazaret que es el germen de un mundo nuevo, de una forma nueva de relacionarse con Dios y entre nosotros.

 

La Navidad es un encuentro preparatorio del gran Encuentro entre Dios y el ser humano, que tiene lugar en Jesucristo. Y las actitudes que descubrimos hoy en María, tratando de hacerlas nuestras, nos ayudan a hacer posible y real ese encuentro que Dios busca con nosotros, pero que sin nuestra cooperación no es posible. 

 

Os deseo a todos una feliz Navidad, os deseo que podáis vivir su verdadero y profundo sentido, la sorpresa de un Dios que viene a visitarnos, que podemos ver y tocar (pero por eso mismo, también despreciar y golpear), y que, por ser Palabra, quiere conversar con nosotros. Todos los deseos de felicidad, amor, alegría, y toda clase de cosas buenas, no son deseos abstractos, ligados a la suerte o al destino, sino a la presencia real entre nosotros del que hizo el Cielo y la Tierra, abandonó el Cielo para habitar en la tierra, y quiere hacernos partícipes en su poder: el de ser hijos de Dios y, precisamente por eso, hermanos entre nosotros. 

 

COCIDO

Debo confesar que siento debilidad por el Cocido. Me parece un manjar cuando sus ingredientes son de primera calidad y está bien preparado. He tenido ocasión de probarlo en distintos restaurantes y de muy pocos he salido satisfecho.

Hace años había en la calle de la Ballesta un restaurante, desaparecido ya y cuyo nombre no recuerdo, que servía un cocido muy apreciable. Entonces yo trabajaba en la Cadena SER y este local estaba muy cerca. El Cocido se servía en dos vuelcos abundantes y si alguien era capaz de terminarlo no lo pagaba.

También guardo un buen recuerdo del Cocido de La Posada de la Villa, uno de los restaurantes más representativos del Madrid de los Austrias. Hecho a la vieja usanza, en horno de leña, con una cocción lenta de muchas horas, tiene, sin duda, una gran calidad. No se prepara todos los días y las raciones son suficientes.

En la Taberna de Buenaventura, un establecimiento de la calle Hermosilla, que desgraciadamente ha cerrado sus puertas, pude degustar un gran Cocido servido en tres vuelcos imposible de terminar. Este local tenía mesas corridas de madera que le proporcionaba el toque nostálgico de los antiguos mesones.

Actualmente, cuando quiero degustar un Cocido, un Super Cocido, dirijo mis pasos hacia la Cervecería Restaurante Cruz Blanca Vallecas. Allí, un hostelero como pocos, Antonio Cosmen Menéndez, ofrece una variedad de platos de gran calidad entre pescados, carnes y guisos, pero sobre todo el Cocido, que ha sido considerado como  uno de los mejores que se sirven en España. La finura de los garbanzos, la calidad de las carnes y embutidos constituyen una delicia para el paladar. La sopa de un sabor muy agradable, con los fideos en su punto, está hecha en el momento y se puede repetir. El Cocido se sirve en dos vuelcos y es un reto poder terminarlo. Muchos comensales optan por llevarse el resto a sus casas. La decoración del local es sencilla pero de buen gusto y posee varias zonas de ambientación diferente. La atención es esmerada y los trabajadores tienen un comportamiento muy amable. El precio es moderado, 19 euros, y muy por debajo de otras ofertas que triplican este precio y ofrecen menor calidad.

Antonio Cosmen (gerente) C/Carlos Martín Alvarez,58 Metropoli. QUIQUE FIDALGO

Además, Antonio Cosmen es un restaurador de gran sensibilidad social que colabora asiduamente con Mensajeros de la Paz y que el próximo mes de noviembre estará en el Rastrilo Nuevo Futuro, en el stand de Vista Alegre, sirviendo su espectacular Cocido, como un donativo para las obras benéficas que la institución vaya a realizar. 

Si a Ud., como a mí, le gusta el Cocido, le sugiero una visita a la Cervecería Restaurante Cruz Blanca Vallecas que se encuentra en la Calle Carlos Martín Alvarez, 58. Teléfono 914773438

Los españoles, y también observadores internacionales, estamos asistiendo a un preocupante, estúpido y siniestro espectáculo de inmolación política en la que sólo puede haber un único perdedor: la sociedad española en su conjunto.

mariano_rajoy_pedro_sanchez_psoe

La estrategia del partido socialista, liderado por Pedro Sánchez, es errática, tremendamente equivocada. Restregarle al PP sus casos de corrupción provoca fuertes reacciones que les recuerda que ellos tampoco están libres de culpa y, claro, de esta manera se llega al decepcionante “y tu más” que beneficia a un populismo que está agazapado esperando que los que son partidos mayoritarios se destrocen entre sí, dejando un país sin esperanza capaz de entregarse a las palabras bonitas de promesas que nunca se cumplirán y que pueden llevar a España hacía modelos políticos totalitarios en los que se conculquen las capacidades que garantiza la democracia en el marco de un Estado de Derecho.

Los ciudadanos estamos hartos de los casos de corrupción, sin importar las siglas que identifiquen a los corruptos. Con ellas se podría hacer una copiosa sopa de letras. El hartazgo se hace aún mayor cuando los políticos muestran su incapacidad para alcanzar acuerdos que revelen que hay voluntad de acabar con esta pestilente situación.

La corrupción, sin embargo,  no es una novedad. Viene de lejos. Allí están, por recordar algunos, los casos Matesa, Filesa, Banca Catalana, Guardia Civil, BOE, PSV, etc. La justicia, en esta ocasión, no fue lo suficientemente ejemplarizante. Hubo además, en tiempos no muy alejados,  actuaciones más que dudosas y enriquecimientos que no fueron explicados convincentemente por los implicados que eludieron “milagrosamente” la acción de la justicia y siguen ostentando actualmente cargos políticos o disfrutan de una posición económica envidiable. Así, abusos, expolios, falta de control, relajación política, y falta de rigor y tardanza  en la justicia han ido creando un caldo de cultivo en el que “los listos” han sacado tajada o lo han intentado creyéndose impunes e inspirándose en el “filosófico principio: maricón el último”.

No se si será solamente una coincidencia, pero es en este gobierno del PP  cuando la actividad policial y judicial contra los casos de corrupción ha crecido en intensidad. Hay una fiscalía que ha evidenciado su independencia en más de una ocasión y unas fuerzas de seguridad que están actuando sin interferencias del mando único ocupado por un político, ambos nombrados por el gobierno actual, muy afectado por miembros o militantes del partido que lo sostiene.

La corrupción es una lacra y hay que combatirla hasta acabar con ella, pero afirmar que todos los políticos son corruptos es una temeridad. A la vista de los hechos conocidos y los casos que se están instruyendo en los tribunales, de cada 100 políticos más de 99 están limpios. Aunque el porcentaje de indeseables sea menor del 1% hay que extirparlos de la función pública y sancionarlos severamente de acuerdo con nuestros códigos de justicia.

El diagnóstico esta hecho, la enfermedad confirmada. Ahora hace falta aplicar la medicina y esta no es la pasividad, la tolerancia, el reproche mutuo o la justificación de acciones reprobables. La corrupción tiene muchas caras y cualquiera de ellas es igualmente grave. Los casos que actualmente descorazonan a la sociedad tienen sus propias características: los ERE, los Cursos de Formación, Las facturas falsas, Bárcenas, Operación Púnica, Pujol… Los españoles están desorientados y tomen el camino que tomen se encontraran con un caso de corrupción y es comprensible su desconfianza en los partidos políticos e incluso en los sindicatos, también involucrados.

La mayor responsabilidad recae sobre los partidos que ostentan la gran mayoría parlamentaria y que,  de cumplirse lo que dicen las encuestas, dejarían de tenerla, lo que sería muy negativo para el devenir político español ya que sin los dos tercios de la cámara no se podrían abordar las reformas constitucionales necesarias para perfeccionar nuestro modelo político. PP y PSOE están obligados a entenderse para  adoptar drásticas medidas contra la corrupción e iniciar un profundo proceso de regeneración que aparte de los cargos públicos a cualquiera que esté bajo sospecha y, más aún, si se encuentra imputado o condenado. Una comparecencia conjunta de los líderes de los populares y de los socialistas anunciando esta iniciativa y las primeras decisiones adoptadas podría ser un buen comienzo para ir recuperando la confianza perdida.

El pasado mes de octubre, el Papa Francisco dijo a los juristas penales que le visitaban en el Vaticano: “La escandalosa concentración de la riqueza global es posible a causa de la connivencia de los responsables de la cosa pública con los poderes fuertes. La corrupción, es en si misma un proceso de muerte… y un mal más grande que el pecado. Un mal que más que perdonar hay que curar”. En este sentido no hay que perder de vista la participación de los empresarios en el proceso de corrupción – son los corruptores – y contra ellos las sanciones deben ser también ejemplarizantes.

Aunque no fue escrito para estos casos, me viene a la memoria un fragmento de las Redondillas de Sor Juana Inés de la Cruz, que bien podrían aplicarse a la situación actual:

¿O cuál es de más culpar,

aunque cualquiera mal haga;

la que peca por la paga

o el que paga por pecar?

 

Real Madrid-Bale

Superada la primera ronda de los torneos europeos vuelve la liga. En esta cuarta jornada son claramente favoritos los equipos que lideran la clasificación, aunque todos ellos juegan fuera con la excepción del Atlético de Madrid que recibe en casa al Celta. El Valencia visita al Getafe, el Sevilla al Córdoba y el Barcelona al Levante, farolillo rojo de la clasificación. Todos están imbatidos y pretenden continuar así. Son tan claros estos enfrentamientos que se prestan para una sorpresa. El Real Madrid que sólo suma 3 de los 9 puntos disputados juega en La Coruña ante el Deportivo sin margen de error y por la trascendencia que puede tener en la clasificación podría considerarse como el partido más interesante de la jornada.   
Por lo que se refiere a los torneos europeos, los primeros choques tienen una gran relevancia. Es importante empezar ganando se juegue fuera o se juegue en casa, ya que un resultado adverso genera presión.
El debut de los equipos españoles en la Champions ha tenido diversos signos. El Barcelona con un once con muchas rotaciones, en la que entraron canteranos, aunque con sus máximas figuras en el campo, Neymar y Messi, derrotó al Apoel por 1-0 sin llegar a convencer ni siquiera a sus propios seguidores. El Atlético de Madrid no estuvo a su nivel y cayó derrotado por el Olympiakos que entrena Michel por 3-2. El Athletic de Bilbao no pudo en su campo con el Shaktar quedando el encuentro en tablas, 0-0. El Real Madrid consiguió una cómoda victoria ante el Basilea por 5-1 mostrando una mejoría sobre anteriores actuaciones y dejando ver que en esta recomposición del centro del campo, tras la marcha de Alonso y Di María y la llegada de Kroos y James, las piezas van encajando.
Aunque es muy pronto para sacar conclusiones, hay que destacar la actuación del Oporto que logró la goleada de la jornada el batir al Bate por 6-0. El Borussia Dortmund mostró buenas hechuras al derrotar al Arsenal por 2-0. De los demás equipos favoritos en esta Liga de Campeones cabe esperar mucho más. Ni el Bayer, Manchester City, Chelsea, Liverpool y Juventus dejaron buenas sensaciones.
En la Europa League, el segundo torneo continental, los equipos españoles no han empezado mal. El Villarreal empató en la cancha del Borussia Monchegladbach 1-1 y el Sevilla derrotó al Feyenoord en el Sánchez Pizjuán por 2-0.
Ni en la liga, ni en los torneos europeos se pueden hacer cábalas y muchos menos pronósticos. Los campeonatos acaban de empezar y los equipos tienen que evolucionar. Lo importante ahora es ir sumando puntos, lo que da confianza y forma un colchón que amortigua cualquier posible fallo. 

MandzukicCristiano Ronaldo 2~~

Después del parón por los compromisos internacionales de la selección española de fútbol, se reanuda el campeonato nacional de liga y lo hace con dos confrontaciones de primer nivel: Barcelona-Athletic Club y Real Madrid-Atlético de Madrid.
El Barça, líder en solitario de la clasificación, parte como favorito en este partido que, al margen de lo futbolístico, presenta la peculiaridad de que ambos equipos vestirán con los colores de sus respectivas banderas. El Barcelona lucirá la Senyera y el Bilbao la Ikurriña. Este hecho no ha gustado a numerosos aficionados que lo consideran una provocación en sintonía con el afán de independencia que pregonan un día si y otro también y al que se adhieren algunos jugadores de sus respectivas plantillas.
El fútbol, a pesar de su salvaje profesionalización, no deja de ser un deporte y los clubes tienen que estar más allá de las posturas políticas ya que sus seguidores pertenecen a las más variadas ideologías. Sin embargo, estos equipos se han convertido en un símbolo más del nacionalismo de sus regiones, especialmente el F.C. Barcelona. Casi podríamos decir que en el Nou Camp comparecen Cataluña frente al País Vasco con la bofetada de su indumentaria al resto de España.

Real Madrid y Atlético de Madrid son los protagonistas del partido más interesante de la tercera jornada de la liga. Son los finalistas de la Champions que ganó el Madrid. Son los contendientes de la Supercopa de España que ganaron los rojiblancos. Este encuentro, uno de los mejores que ofrece el campeonato de la regularidad, llega muy pronto, especialmente para los merengues que, tras la marcha de Di María y Xabi Alonso, busca el equilibrio en sus filas, mientras los del Manzanares mantienen la misma estructura del equipo que fue campeón de la liga la temporada pasada.
El clásico madrileño es un acontecimiento en el que la pasión se desborda en las gradas del estadio, en las calles y en las casas. Cada uno defiende sus colores y encuentra argumentos para creer en la victoria. Y los hay tanto de un lado como de otro. Que si marca Mandzukic, que si Griezman estará inspirado, que si Raúl Rodríguez va a demostrar su capacidad goleadora, que si Godín, Miranda o Raúl García aprovecharan una jugada a balón, que si Moya lo parará todo… piensan los Atléticos. Los madridistas, por su parte, creen en su BBC (Bale, Benzema, Cristiano) y en el talento de James, Kroost y Modric, y en su fortaleza defensiva.
No hay alineaciones, pero es más previsible la del Atlético del Cholo Simeone que la del Real Madrid de Carlo Ancelotti. Juegue quien juegue, estoy convencido, lo darán todo por  conseguir el triunfo.
El Atlético saldrá a contener con una defensa rocosa, muy sólida, capaz de lanzar peligrosos contraataques. Otra de las armas de los colchoneros son las jugadas a balón parado de las que suelen sacar un gran provecho. La vehemencia con la que juegan les hace incurrir en acciones bruscas merecedoras de sanciones.
El Real Madrid saldrá a controlar el centro y a procurar abrir el juego por las alas para romper el muro que se van encontrar delante de la portería rival. Otra de las cuestiones es colocar hombres entre las líneas juntas y bien estructuradas de los colchoneros. Si lo consiguen gran parte del éxito está asegurado.
De todas formas, un partido Real Madrid – Atlético de Madrid es un choque sin pronóstico. Ganará el que mejor potencie sus virtudes. Y ojalá que el partido sea bonito porque así saldremos ganando los espectadores.

Orenga 2~~

Si fue decepcionante la actuación de la selección española de fútbol en el mundial celebrado en Brasil, lo es mucho más la eliminación del combinado nacional de baloncesto en cuartos de final del mundial que se está celebrando en España al perder ante la selección francesa que fue superior en todas las estadísticas: tiros de dos, tiros de tres, rebotes…
Las expectativas despertadas, alentadas sin límites por los medios de comunicación, se vinieron abajo tras una derrota que dejaba a España fuera de la lucha por las medallas y, sobre todo, impedía el sueño de una confrontación con Estados Unidos en una hipotética final.
España concurría a esta cita con un conjunto de baloncestitas contrastados cuyo soporte era una generación llamada merecidamente “de oro” por su calidad individual y colectiva demostrada en los títulos obtenidos desde las divisiones inferiores hasta la absoluta. Nueve de ellos o estaban jugando en la NBA, la liga más importante del mundo (Pau Gasol, Marc Gasol, Ricky Rubio, Serge Ibaka, José Calderón y Víctor Claver), o habían pasado por ella (Sergio Rodríguez, Rudy Fernández y Juan Carlos Navarro). Dos de ellos no juegan en la liga norteamericana porque no quieren (Felipe Reyes y Sergio Llull) y la plantilla se completa con una de las últimas perlas surgidas en el baloncesto español, Alex Abrines. Con semejante plantilla y su historial (un mundial, un europeo) había motivos para la esperanza.
Pero había alguna sombra de dudas en el cuerpo técnico que iba a dirigir al equipo y cuyo máximo responsable es Juan Antonio Orenga. Sin embargo se pasó por alto este detalle y se pensó que la calidad de los jugadores sería suficiente. Desgraciadamente, el tiempo ha confirmado que estas dudas eran razonables. Ni cuando se ganaban partidos la dirección desde el banquillo resultaba convincente. Y en el desastroso partido jugado contra Francia, que supuso la eliminación de España, quedó palpable la falta de recursos del entrenador. La selección hizo un juego monótono, previsible, sin desarrollar sistemas y con escasas variaciones. El resultado viendo jugar a la roja, a pesar del optimismo, era previsible.
De las derrotas se aprende y aún a esta extraordinaria generación de jugadores le quedan fuerzas para llegar al próximo europeo y lograr su clasificación directa para los juegos olímpicos (se clasifican los finalistas).
La Federación Española de Baloncesto está obligada a tomar las medidas oportunas para crear un cuerpo técnico de garantías e impedir que la frustración y el desánimo por el fracaso fragmenten este equipo en el que concurre la mejor generación de jugadores de baloncesto en la historia deportiva de España.

Irtak refugiadosirak-2

~Las noticias que nos están llegando revelan una barbarie injustificable en Irak. La persecución, el martirio y el asesinato de los cristianos es más bien una actitud salvaje por parte de quienes no han evolucionado con el tiempo y su respeto por la libertad de conciencia y la propia vida es absolutamente nula. La religión no puede ser el soporte de semejante insensatez.

Gentes decapitadas, gentes crucificadas, cabezas colgadas para infundir el miedo. Es una pesadilla protagonizada por los yihadistas que quieren restablecer  el Califato de Irak que fue abolido hace casi 100 años, en 1923, por el fundador de la Turquía moderna.

Las etnias minoritarias  huyen para salvar sus vidas, los cristianos también lo hacen  por los mismos motivos pero no renuncian a su fe dando un testimonio invalorable. Pero en el camino de este “pueblo en fuga”, como lo denominó el Papa Francisco, hay niños que mueren hambre y de sed.

Los yihadistas señalan a España como uno de sus grandes objetivos ya que la consideran suya. Y lo que sucede no está lejos de las fronteras europeas.

Nuestro continente está amenazado, pero n o hay reacción por parte de la Unión.

Este es el momento de actuar de forma conjunta con racionalidad y eficacia en defensa de una forma de vida, de unos principios inalterables basados en el respeto al prójimo, a sus ideas y a sus creencias.

Líderes políticos y religiosos, incluidos los musulmanes, tienen que ponerse a trabajar unidos, sin pérdida de tiempo, para que esta brutalidad extrema, que ya ha costado muchas vidas, siga extendiéndose