Con grandeza y humildad, Benedicto XVI renuncia al sillón de Pedro

benedicto

El mundo se ha conmovido ante el anuncio del Papa Benedicto XVI de renunciar a su pontificado para el cual fue elegido hace casi 8 años, el 19 de abril de 2005. Nadie se lo esperaba y la sorpresa ha sido mayúscula, incluso dentro de la curia romana. Del breve texto leído en latín, sencillo pero profundo, con el que dio a conocer su valiente decisión y las razones que la justificaban se puede destacar este párrafo: `en el mundo de hoy, sujeto a rápidas transformaciones y sacudido por cuestiones de gran relieve para la vida de la fe, para gobernar la barca de San Pedro y anunciar el Evangelio, es necesario también el vigor tanto del cuerpo como del espíritu, vigor que, en los últimos meses, ha disminuido en mí de tal forma que he de reconocer mi incapacidad para ejercer bien el ministerio que me fue encomendado´. Con humildad, Benedicto XVI reconocía así la necesidad de un  Papa más joven que afrontara con energía los grandes retos que tiene la iglesia católica.

Leer másCon grandeza y humildad, Benedicto XVI renuncia al sillón de Pedro

La cabreante corrupción

corrupcion¿Qué está pasando en nuestra España?… Que está `enmierdada’ por la corrupción y porque algún político, para su reivindicación personal, y algunos partidos para intentar recuperar el poder perdido o mejorar su status, dan presuntas lecciones de comportamiento ético y levantan su dedo acusador sobre el rival señalándole como inequívoco culpable de malas prácticas sin pruebas irrefutables y sin detenerse a pensar que en su propia formación hay casos tan graves o más que merecerían, al menos,  el mismo trato.  Estas acciones no están guiadas por un afán de limpieza en la política nacional, lo que es absolutamente necesario, sino por un objetivo de subsistencia económica mediante los ingresos públicos que proporciona el poder. Nuestra democracia es de baja calidad y el descrédito de los políticos es una evidencia innegable. No quiere decir que todo sea malo y que todos estén podridos. Hay políticos honrados, con ideas y patriotas y a estos hay que dejarlos hacer o darles paso liquidando a cuantos han creado un sistema en el que fluye la corrupción como una cuestión normal y cotidiana.

Leer másLa cabreante corrupción

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies

Centro de preferencias de privacidad

Necessary

estadisticas de tráfico

facebook

Advertising

Analytics

Estadisticas de tráfico

Google analytics

Other